La estética afro como resistencia racial en concursos de belleza

La estética afro como resistencia racial en concursos de belleza

Una mujer negra sudafricana ganó Miss Universo, Zozibini Tunzi. Un motivo suficiente para despertar la atención pública.

 

Titulares de prensa abrazan el multiculturalismo, la inclusión y afirman que con esta elección se busca superar el racismo. Sin embargo, y aunque tal conclusión es bastante exagerada, si se convierte en un punto de inflexión respecto a las ideas establecidas sobre racialidad y belleza.

El tipo de belleza negra que por lo general no es visible en la sociedad, es repudiada abiertamente, hipersexualizada, estereotipada, crasamente vista como un objeto, o percibida de forma antagónica.

 

Los primeros concursos no se crearon para mujeres negras jóvenes como yo, y mis intereses adolescentes preferían los libros a la belleza. No fue de mi interés ver la premiación de un “culto al físico”, por encima de los logros, acciones sociales y en favor de su familia o de la sociedad, ni tampoco me atrajo, ver reflejadas las luchas de poder de quién tiene la potestad de determinar quién es bello y quien no. Sin embargo, me emocionó que en el mundo se reconozca tan extensamente la impresionante belleza de las mujeres negras. Me sentí orgullosa también por aquellas que quedaron dentro de las semifinalistas, mujeres que le demuestran al mundo que pueden subir a la altura de un sistema que inicialmente se creó para excluirlas.

 

 

Mujeres negras dentro de las 20 seminifinalistas de Miss Universo 2019.

(De izq. a dcha. República Dominicana - Clauvid Daly; Nigeria - Olutosin Araromi; Estados Unidos - Cheslie Kryst; Islandia - Birta Abiba Pórhallsdóttir; Sudáfrica - Zozibini Tunzi).

 

Mientras comparto esta noticia, lo hago con una advertencia porque mis sentimientos sobre los concursos de belleza siguen siendo complicados. Aunque en esencia son sexistas , brindan oportunidades para que las mujeres jóvenes ganen becas universitarias, avancen en sus carreras y aboguen por causas sociales.

 

La emoción que trajo consigo el triunfo de Zozibini sólo puede ser entendida plenamente en el contexto de la larga historia de rechazo contra la negritud y también encuentra su significado como un acto profundamente significativo de resistencia racial. Hay que reconocer el poder que reside en la belleza y la estética, que potencia de forma efectiva los vínculos entre la autoestima, la estética negra y la identidad racial para organizarse y exigir el acceso a los recursos educativos, políticos y económicos.

 

El color de la piel y el tipo de cabello promueven discusiones y la movilización política en busca de la igualdad.

 

El orgullo racial a la vez que exponen la opresión sistemática y el racismo institucionalizado que existe en contra de la comunidad negra, tiene sus raíces en la época de la esclavización.

Parece obvio que la esclavitud y los concursos de belleza no tienen mucho que ver entre sí. Sin embargo, para el pueblo negro ambos hechos se encuentran inextricablemente conectados.

 

 

Los europeos sostenían que la supuesta "fealdad" de los africanos evidenciaba su degradación moral y, por lo tanto, justificaba su idoneidad para ser esclavizados. Como consecuencia de esta percepción, el cuerpo esclavizado de la mujer negra fue agredido física y simbólicamente. Su cuerpo era visto como algo grotesco y peligroso, y a la vez, era presentado como algo salvaje, altamente erótico, y que se encontraba sexualmente disponible. Los abusos sexuales se justificaban así como una consecuencia natural de las propias características de estas mujeres. Y como es sabido, estos abusos están bien documentados. Sin embargo, la forma en que el mundo de la belleza y de la estética son también una consecuencia de la manera singular en que la opresión racial afectó a las mujeres negras es un asunto que raramente se discute. Por ejemplo, las mujeres negras esclavizadas tenían que mostrar físicamente su estado de esclavizadas martirizadas. A lo largo y ancho del continente americano, a las mujeres negras se les prohibía usar zapatos o vestuario de colores vivos. A su vez, se les exigía usar pañuelos para cubrir su cabeza y ocultar así sus elaborados peinados trenzados, considerados por algunos como una amenaza porque distraían las miradas y la atención que debía prestarse a las mujeres blancas de la élite, llegando incluso a convertirse en una ley.

 

Durante la colonización europea en América el cabello afro estuvo sujeto al control social formal y en algunas regiones se instauró la Ley de Tignon. Esta ley prohibía a las mujeres africanas y sus descendientes nacidas en las Américas, llevar el cabello de forma natural o con tradicionales peinados étnicos, por lo cual fueron obligadas a cubrir su cabello con velos o paños de tela a fin de minimizar su atractivo, evitar que llamaran la atención entre los hombres blancos y minimizar las relaciones interraciales.

 

 

Artista | William Holland (London, 1796).

 

Las mujeres negras en vez de aceptar estas reglas sociales restrictivas, se sirvieron de la invención y transformaron los viejos trapos que recibían para cubrirse el cabello, en espléndidos turbantes. Y lo hicieron como un acto de desafío y un tipo de resistencia simbólica en contra de las jerarquías raciales y de género que perseguían humillarlas, estigmatizarlas y deshumanizarlas. Después del fin de la esclavitud en 1888, los esfuerzos por "blanquear" la sociedad americana, tenía como objetivo menguar la población negra. Esta estrategia formal se fomentó por los llamamientos para acabar con lo que se percibía como la inferioridad física, cultural y estética de la herencia africana.

 

Inmediatamente después de la elección de Zozibini, se leen crueles ataques racistas en internet, quienes creen que es demasiado oscura para ser digna de recibir el título de la mujer más bella del mundo. Por todo esto, es que su coronación, ha sido recibida de forma esperanzadora y ambivalente.

 

Aunque el futuro es incierto y aunque no soy seguidora de concursos de belleza, pienso que palabras como las que declara Zozibini Tunzi, merecen ser escuchadas y con una plataforma mundial como esta, vale la pena. Además queda claro que los días en los que se veían estereotipos muy manidos respecto a la mujer negra, están siendo reemplazados poco a poco por un cada vez mayor número de imágenes de mujeres negras que ahora erguen su cabeza para ser coronadas como reinas.

 

Defendamos la existencia de un estándar de belleza arraigado en la afirmación de la negritud; exaltemos las características culturales y físicas de nuestra raíz africana.

Somos AfroUp

Una Plataforma
etnoeducativa

El conocimiento respecto a la cultura e historia negra la puedes conseguir aquí a través de recursos digitales.