Revolución Haitíana: Primer nación libre de Latinoamérica

Revolución Haitíana: Primer nación libre de Latinoamérica

La revolución haitiana (1791-1804) fue el primer movimiento revolucionario de la 'Afro América'​ y culminó en la abolición de la esclavitud en la colonia francesa de Saint-Domingue y la proclamación del Primer Imperio de Haití.
 
Saint-Domingue pasó de ser una colonia regida por un sistema de castas, la más rica posesión colonial de su tiempo,​ a ser el lugar donde se dio la única rebelión de esclavizad@s exitosa de la historia, además de ser una de las revoluciones más radicales.
 
Según las leyes de la época, l@s esclavizad@s no podían casarse sin permiso del amo, portar armas, tener propiedades, participar de un juicio, etc. Si herían o mataban a su amo su castigo era una muerte lenta y dolorosa como la mutilación de miembros y la hoguera, pero si el propietario acababa con ellos debía pagar una multa. Para ofensas menores se utilizaba el látigo, cadenas, máscaras de hierro o collares de ahorque. Las pocas limitaciones al poder de los amos se debían a que se buscaba mejorar la producción y asegurar la reproducción de l@s esclavizad@s, que estaban jurídicamente cosificad@s, lo que se veía como unas injustas interferencias por los blancos y las solían ignorar.
 
 
Ilustración | Kervin Andre (@akomicsart) 
 
 
Los Estados Generales de Francia, se constituyeron en Asamblea Nacional, iniciado un radical cambio político, jurídico y social. El 26 de agosto de 1789, publicaron la Declaración de los derechos del hombre, que "proclamaba a todos los hombres libres e iguales", entrando en conflicto con la situación de esclavitud en Saint-Domingue (Santo Domingo, actuales Haití y República Dominicana; en ese entonces, colonia francesa), obligando a decidir si este principio se extendía a toda la población de la colonia. Pero los grandes blancos vieron la oportunidad de despojar a los funcionarios reales del control de la isla, abolir las regulaciones comerciales para acrecentar su riqueza e independizarse.
Cuando l@s esclavizad@s se enteraron, tomaron partido, temerosos de que si había independencia quedarían completamente en manos de sus amos y su vida sería aún más dura.​ Este fue el principio de la primera fase, de una de las grandes revoluciones caribeñas.
 
En 1893, durante la inauguración del pabellón haitiano en la exposición universal de Chicago, el ex-esclavizado y escritor abolicionista norteamericano Frederick Douglass pronunció un encendido discurso defendiendo el legado de la revolución haitiana:
 
❝No debemos olvidar, dijo Douglass, que la libertad que ustedes y yo disfrutamos hoy día; que la libertad que 800,000 negros disfrutan en las Indias occidentales; la libertad que disfruta la gente negra en todo el mundo; se debe en gran medida a la valiente actitud de los hijos negros de Haití hace noventa años. Cuando ellos lucharon por la libertad, lo hicieron por la libertad de cada hombre negro en el mundo.” Le debemos, dijo Douglass, “incomparablemente más a Haití” que a las sociedades y movimientos abolicionistas. Después de Haití, concluyó Douglass, “el mundo blanco no volvería nunca a ser el mismo❞.
 
Honor y Gloria a la Revolución Haitiana y a sus grandes líderes, una de las más importantes victorias de la diáspora Africana en América y el Caribe contra el colonialismo, el imperialismo y el comercio esclavista.
 
Conocer la historia de la esclavitud y su abolición es un paso importante en el combate contra los silencios del pasado y las injusticias del presente.

Somos AfroUp

Una Plataforma
etnoeducativa

El conocimiento respecto a la cultura e historia negra la puedes conseguir aquí a través de recursos digitales.